Make your own free website on Tripod.com
  Tania Libertad

28 de octubre de 2005

Principal
Desplazados
La muerte es colorida, festiva y risueña
Huracanes, ola de destrucción
Peña Pobre
Tania Libertad
La Piedra del sol

 

Semanario PROPUESTA/18 julio de 1996

Tania Libertad

SE CANTA EN LO QUE SE CREE; LA CANCIÓN POLÍTICA NO ES UNA MODA

 

Angélica Beltrán

             Con su andar despreocupado y su rostro amable, Tania Libertad bajaba las escaleras principales del Palacio de Bellas Artes junto con los guardias de seguridad y su representante. Había finalizado su actuación en el marco de la celebración del XX Aniversario de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) y, luego de halagar a un numeroso público, se encontraba firmando autógrafos y sonriendo a la gente.

            Propuesta le preguntó sobre el rumbo que llevaron y llevan actualmente las sugerencias y mensajes de las canciones que interpreta. En su tiempo fue identificada con el movimiento musical Canto Nuevo, que se distinguió por la letra de las canciones consideradas de protesta, en el decenio de los años 80 en Latinoamérica.

            A la pregunta acerca de qué ha quedado de ese movimiento, ella responde con serenidad: “hemos quedado nosotros, los cantores, quienes hemos cambiado de generación, de manera de expresarnos, pero no se ha perdido la intención en nuestra música. Lo que ya no existe es nuestro movimiento, cada quien está desarrollando su propio proyecto, apegado a sus creencias”.

            “Yo sigo creyendo en los mismos ideales, canto lo que puede adecuarse a la época actual, no me interesa cantar canciones que no tienen nada que ver con lo que estamos viviendo; pero pienso que el rock es el que está tomando la vanguardia musical.”

               “Actualmente el rock tiene más fuerza que cualquier otro género. Sus intérpretes se están convirtiendo en juglares; son ellos ahora los portadores de la voz popular, son los roqueros los que más están llegando a las masas jóvenes y eso fue lo que pasó con nosotros hace 10 ó 15 años”.

            Tania Libertad aseguró en medio de la multitud que no son los momentos de inconformidad social los que le hacen interpretar canciones de protesta, “mis canciones nunca han sido una cuestión de moda; si uno cree en la justicia tiene que defenderla siempre, no a ratos.”

            “Yo he defendido toda mi vida las grandes cuestiones como la justicia, la libertad y la igualdad. La gente que me ha seguido de cerca ha oído en mis conciertos una defensa de las cosas en las que creo. Yo no me voy a subir ahora en el carro de la revolución, siempre he estado inmersa en las cosas en las cuales creo”, señala enfática.

            “De repente hay gente que dice: ahora sí, vamos a cantar en contra de la injusticia y eso no se vale, pues no es una cuestión de moda ni de oportunismo, es una cuestión de convicciones”.

            Su semblante se había tornado agrio e irónico; hablaba también con las manos, para asentar perfectamente su postura: “en México creo que se está viviendo un momento fuerte, la gente está tomando conciencia de muchas situaciones, pero no olvidemos que cada momento es parte de la historia de este país; por lo tanto, yo no veo por qué tendríamos que habernos desprendido los de mi generación de los mensajes de entonces, de nuestras creencias, nuestras convicciones.”

Aseguró que no son acontecimientos sociales los que se necesita para interpretar canciones políticas, sino “una sensación que sale del interior de uno mismo, no es cuestión de moda, no es algo que venga de afuera y te provoque. Uno tiene que ser conciente de su realidad y de los hechos y de que debe de tomar partido siempre. Yo me he mantengo en la defensa de mis ideas, antes y ahora mi línea no ha cambiado”.

            Llevaba un holgado pantalón oscuro y una entallada blusa del mismo tono; su voz era fuerte y sus gestos irónicos al mencionar que para ella no había etapas en su música, ésta había continuado invariable, pues los mensajes no los influyen las condiciones externas, sino que nacen de su interior, a partir de su propia visión de la vida.

            Tania Libertad añadió “no porque en este momento se necesita vamos a cantar todos canción política. El canto y su mensaje es más bien una necesidad de expresión, lo que uno en quiere decir, y cómo lo dice, no lo dicta lo que está sucediendo afuera sino  la propia conciencia, en función de lo que uno está viendo que sucede a tu alrededor. No se trata de poner de moda una corriente musical, me parece sumamente injusto que lo pretendan poner como moda: ahora todos vamos a cantar ¡que viva el subcomandante Marcos! y ¡viva la revolución!, porque ahora sí todo el pueblo está inconforme.

            Claro que no. Esa situación de inconformidad social ha existido siempre, siempre se ha vivido, siempre hubo cosas por las cuales mantener la inconformidad, se equivocan al creer que uno en ciertos momentos se queda tranquilo porque todo está bien y mañana: ¡ahora sé, vamos a protestar! No es así.

            El aroma de los ramos de gardenias y rosas de varios colores que traía Tania Libertad pegadas a su pecho, obsequio de sus admiradores, perfumaban la escena. Su menuda figura en el centro de atención mantuvo en silencio a los presentes.

            Con breves sobresaltos la artista peruana continúo diciendo: “los jóvenes en estos momentos prefieren el rock –es su música favorita, y casi el 75 por ciento de la población es joven, lo sabemos.

            “El movimiento que se dio en llamar Canto Nuevo, en el cual a mí me identificaron, y que se distinguió por sus canciones llamémoslas de protesta, ya no existe. Los que formamos parte de él, tenemos cada uno nuestro propio proyecto, seguimos defendiendo lo que creemos”.

            “Nosotros no estuvimos en un movimiento nada más porque estaba de moda o porque se debían cantar ciertas canciones; estuvimos ahí porque creemos en algo; y ahora seguimos en eso, nada más que solos”.

            Con una sonrisa y aún con tarjetas y cuadernos qué firmar, la cantante, considerada una de las mejores voces de Latinoamérica, se retiró custodiada por los guardias que la condujeron hasta el auto que ya la esperaba en las afueras del gran Palacio de Bellas Artes, en aquella noche fría y lluviosa.

           

 

     

Principal | Desplazados | La muerte es colorida, festiva y risueña | Huracanes, ola de destrucción | Peña Pobre | Tania Libertad | La Piedra del sol

Este sitio se actualizó por última vez el 28 de octubre de 2005