Make your own free website on Tripod.com
  La  Alameda Central

28/10/05

Principal
Cosí fan tutte
Los plátanos
La  Alameda Central
Las dos fiestas mexicanas

 

Por Fin. La Guía del ocio   

Suplemento de El Universal

21-diciembre de 2001

 LA ALAMEDA CENTRAL

Angélica Beltrán

            El paseo por la Alameda Central es una tradición que no se pierde, especialmente cada fin de año cuando se ve aún más vivo el parque, lleno de adornos navideños, focos multicolores que adornan los gigantes árboles y las decenas de luminosos escenarios, donde Santa Closes primero y luego Reyes Magos, esperan a los niños para la foto.

En esta temporada se vive una fiesta popular con la instalación de una feria tradicional mexicana, propia de una época lejana a la realidad capitalina de nuestros días, y que se posa en La Alameda ofreciendo un panorama muy cercano a un cuadro costumbrista de un México que creíamos extinto, donde se conjuga la religión y la convivencia familiar.

En la víspera de la navidad y la llegada de Los Reyes Magos no hay tiempo para el aburrimiento en La Alameda Central, con la feria, los puestos de antojitos, los algodoneros de azúcar, los panaderos que ahí mismo hornean el pan, los vendedores ambulantes con sus carritos de tamales, de atole y ponche; los comerciantes de bigotes y barbas para el disfraz; las señoras de la tercera edad que ofrecen golosinas en canastas y huevos llenos de harina o confeti para las bromas; el pajarero con el canario de la suerte, que por $3 pesos saca un papelito con un mensaje para el cliente, y demás atractivos.

Los precios en esta verbena popular son realmente bajos en la mayoría de los casos. El atole calientito, champurrado o blanco a $6.00 pesos el vaso; los buñuelos gigantes con miel y tejocotes a $15 pesos; tostadas $8.00 pesos, consomé de carnero $20 pesos, pancita o birria $25 pesos; palomitas de maíz, papas o chicharrones $5 pesos.        Como cada año, en este La Alameda Central se viste de gala para recibir a miles de visitantes que se divierten sanamente con los altos, vistosos y muy iluminados escenarios llenos de nieve de fantasía, juguetes y cuadros con figuras infantiles, resguardados cada cual con su respectivo Santa Clos o sus Reyes Magos, los que  invitan, haciendo tocar una campanita, a los transeúntes para que suban a tomarse una foto por $40 pesos.

Es grande la inventiva de los escenógrafos que hacen su mejor esfuerzo por ganar más clientes, gracias a la vistosidad y esmero con que son decorados sus escenarios, y ciertamente todos logran captar la atención de cientos de familias que se toman la foto, lo mismo que parejas de enamorados y adolescentes en grupo que se divierten en grande.

Además de las fotos instantáneas y los puestos de antojitos y postres, está la feria, cuyos precios van de $1 a $25 pesos, de acuerdo al juego elegido. Los aros para ganarse figuras de yeso y juguetes varios, donde se prueba el tino de los jugadores cuesta $1 peso; mientras que el tiro al blanco es de $5 pesos por 3 tiros; los dardos, que ofrecen una gran gama de regalos es de $10 pesos; las canicas desde $5 pesos; el rodeo infantil $10 pesos y para adultos $20 pesos, donde un caballo mecánico sacude a los “vaqueros” por unos minutos.

No pueden faltar tampoco es esta fiesta popular los juegos mecánicos, ni los puestos de suéteres de lana, gorros, guantes y bufandas de todas las tallas, para quienes olvidaron traer algo para taparse en estas noches frías de diciembre.

Y la diversión continúa con los vendedores ambulantes alrededor de la Alameda como aquellos que ofrecen bigotes, pestañas y barbas postizas para el disfraz por sólo $5 pesos cada uno; o los tantos globeros que como satélites caminan rodeando La Alameda con un gran ramillete de globos de todos tamaños y para todos los gustos, y que van agitando las sonajas y silbando como todo buen globero, para llamar la atención de los niños, quienes eligen entre los globos tradicionales de gas, ahora plateados con dibujos de los personajes de las caricaturas por $20 pesos, las sonajas de $10 pesos, o los globos con figuras de Santa Clos también por $10 pesos.

El momento, quizá más emocionante es cuando los hacedores de algodones de azúcar están en su labor y dejan viajar voluntariamente las hebras de azúcar quemada por sobre las cabezas de los visitantes quienes brincan emocionados tratando de alcanzarlas, y cuando lo logran comen la golosina como si fueran niños.

Por los cables de luz se atora los hilos sueltos de los que no llegaron a formar parte de los enormes y redondos algodones rosas y verdes que se exhiben insertos en altos palos de madera, cuyo precio es de $10 pesos.

El paseo por La Alameda Central se torna aún más atractivo al caer la noche, cuando los focos multicolores son encendidos y se aprecian mejor los escenarios para las fotos, lo mismo que las luces de la Feria y los juegos mecánicos. Usted puede visitar el lugar desde las 12:00 del día, hasta pasada la media noche, y hasta la segunda semana de enero del 2002.

Una amplia recomendación para estas fiestas decembrinas es el paseo por La Alameda Central donde se respira un ambiente familiar, aún a altas horas de la noche, con cientos de niños sobre los hombros de los papás, enamorados que se toman la foto de llavero en forma de corazón y vendedores que ofrecen su mercancía a precios muy accesibles.

Ya que se ubicada en el centro de la capital, el acceso a la Alameda Central es muy sencillo, se halla a las afueras del metro Bellas Artes de la línea 2 del metro (Taxqueña-Cuatro Caminos) o de la línea 7 (Constitución de 1917-Garibaldi) o caminando a unas cuadras de las estaciones del metro Salto del Agua (Línea 1), San Juan de Letrán (Línea 7), Hidalgo o Allende (Línea 2).  En carro el camino más simple es sobre el Eje Central Lázaro Cárdenas. 

  

 

Principal | Cosí fan tutte | Los plátanos | La  Alameda Central | Las dos fiestas mexicanas

Mi sitio favorito 28 de octubre de 2005