Make your own free website on Tripod.com

 

  La conformación de la Nación Norteamericana

28/10/05

Principal
La crisis de valores
La conformación de la Nación Norteamericana
Perfume de Violetas
PRUEBA
Historia Antigua de México

 

Facultad de Filosofía y Letras/UNAM

Angélica Beltrán  

                                                              LA CONFORMACIÓN DE LA NACIÓN NORTEAMERICANA

  El historiador norteamericano Richard Slotkin, en su obra acerca de la conformación de la identidad estadounidense, escrita en tres tomos, encuentra que para conocer cómo funciona una sociedad, cómo se conforma una nación es necesario conocer la identidad de esa nación a través de su cosmogonía, la que establece un orden determinado a ese grupo social. Para ello en indispensable estudiar los mitos y la religión de esa sociedad.

 El papel de los mitos en la conformación de la identidad norteamericana

 Los mitos nos permiten tomar conciencia de nuestra situación con nosotros mismos, con los otros, con el mundo y con el cosmos. Con conecta con la vida a través de una consciencia distinta de la ciencia.

Los mitos nos dicen quienes somos, por qué estamos aquí. El vacío del hombre moderno, el desamparo en el que vive es por la falta de mitos que den cuenta de su existencia y devenir. En la sociedad arcaica lo sagrado es lo real y el mito es la verdad; y nos dice cómo acercarnos a él. En las sociedades modernas aparecen los mito, pero de una manera disfrazada a través de ceremonias religisas y profanas comunes tales como la fiesta de año nuevo, los bautizos, los casamientos, las fiestas de XV años.

            Al revalorizar los sueños Freud revaloriza la importancia de los mitos y entre ellos la relevancia de los símbolos aún en los tiempos “modernos”. Los mitos juegan su papel, no obstante los hombres seamos concientes o no de lo que nos entregan “ideológicamente” los mitos.

            Al darles importancia a los mitos, los autores que los ha retomado tal como Richard Slotkin se presenta una ruptura cíclica del tiempo. Lo que representan los mitos da cuenta del mundo coherente; es una sabiduría profunda para la vida práctica, anuncia los tiempos de siembra, de casamiento, etc.

            Uno de los mitos que ha prevalecido a través de las centurias es el de la ciudad arquetípica Jerusalén, modelo ejemplar para repetirlo y recrearlo.

Las sociedades que comulgan con la tradición judeo-cristiana reproducen los elementos divinos tales como el cielo y tratan de recuperar algo perdido y muy valorado que es el paraíso.

            A diferencia de esta cosmovisión, en ciertas sociedades arcaicas indígenas la tierra es la liberación, la salvación, la cultivan, la adoran, la veneran; sin embargo, en la tradición judeo-cristiana la tierra no es otra cosa que la condena, el valle de lágrimas y el “trágico” y obligado tránsito hacia el paraíso. En ambos casos los mitos son eficaces en términos de organización social. 

            Las cosmovisiones de cada sociedad van a modelar a su vez las estructuras sociales más comunes de cada grupo humano, tal como la estructura familiar. El mito es organizador de sociedades; crea instituciones diversas, de propiedad de la tierra en algunos casos como en el de la sociedad anglosajona, los puritanos sajones.

Para recrear el jardín del edén la sociedad anglosajona se reapropia de la naturaleza. La exploración y la apropiación de un territorio en la cosmovisión judeo-cristiana es fundamental.

El mito es un conocimiento válido en cualquier periodo de la historia de cualquier sociedad, nos permite relacionarnos entre sí, nos permite la cohesión social, y nos da la idea general de la cultura de un país; y es un elemento que tiene pertinencia en el desarrollo histórico. El mito representa un elemento eficaz para la concepción de un grupo social respecto a su mundo y su persona.

Nos relaciona asimismo con el inflamando, con el cual no debemos perder contacto.

            El mito como comportamiento humano es un elemento civilizador, y como una experiencia individual se hace sentir en los sueños.

            El mito está vinculado con el arte.

                                                                                               Profano

Cuadro de texto:    MITO
 

 

                                                                                         Religioso

         Comportamiento humano        Elemento civilizador     Experiencia individual

 En la historia particular de Estados Unidos la expansión territorial hacia el oeste y la idea de gobernar al mundo rigen su visión. En este sentido, la frontera es el factor que le permite ser grande y expandirse.

La idea de la frontera en Estados Unidos es mítica. Hay peligro donde ocurre la conquista del territorio. Las ideas arcaicas de los mitos se transfieren al lenguaje laico e incluso en el científico, particularmente en el lenguaje histórico, que se pretende científico.  

            La idea del centro es también mítica, el centro está lleno de peligros. Entonces se trata de dominar esos peligros. Se inician los ritos de construcción.

            En la narración mítica aparece el héroe, que se convierte en la vida común ejemplo a seguir, modelo a imitar

El mito es irracional, evoca la emoción no la razón. Tiene eficacia en la vida práctica, son utilizados en la teoría política con gran eficacia. 

            El mito establece descansos, ciclos, repeticiones, dicta comportamientos. El mito establece la identidad de una nación. Los símbolos de los que hace uso el mito cohesionan a los hombres más que cualquier discurso, porque no apelan a la razón sino a la emoción.

             El mito habla del paraíso perdido, del misterio del hombre, de la mujer, del amor... El mito hace posible la cohesión social, da la idea general de la cultura de un país, y tiene pertinencia en el desarrollo histórico. 

            El mito es un arquetipo que se encuentra en todos lados. Para los Puritanos el sentido de la culpabilidad en la historia es fundamental; y esa es una de las razones del destacado lugar en que se encuentra Estados Unidos e Inglaterra con respecto al mundo. Ambas naciones han logrado el éxito institucional y expansionista. Existe una estrecha relación entre mito y progreso.

Como visión del mundo, el mito es una ideología

El mito forma también la identidad nacional de un país

 Como parte de los elementos para elaborar una teoría de la cultura, el mito juega un papel importante; siempre como una pieza no racional.

 Elementos de una teoría de la cultura

     Mito y religión                        Carácter nacional                             Grupo social

  Los errores y la violencia que se presentan en una sociedad son atribuidos al mito; ya que se le considera piedra fundadora. El mito se manifiesta a través del arte, a través de la literatura, y se expande, por ende, prodigiosamente luego de la invención de la imprenta.

La difusión del mito se logra gracias a la impresión literaria, con lo cual la producción de los mismos se extiende por diversas y variadas regiones.  

De acuerdo a algunos estudiosos del mito, como es el caso de Alfredo López Austín en Los mitos del Tlacuache, el mito constituye una acción psicológica y social; en primera instancia porque ofrece una explicación acerca del entorno del hombre, y en segundo lugar porque el mito puede ser usado para manipular, en diversos aspectos de la vida, ya sea en el social, cultural o político.

 

CULTURA Y NACIÓN EN LA FORMACIÓN DE ESTADOS UNIDOS

 Historiografía de Richard Slotkin

 Richard Slotkin realiza una teoría de la cultura, ya la dimensión cultural es para él  fundamental para conocer la dimensión económica y política de una nación. La cuestión cultural enriquece la comprensión de las otras esferas de la vida social.

 En la creación de la mitología norteamericana, el mito conlleva tres elementos consustánciales que son: la existencia de una figura destacable, el héroe; el universo donde se desarrolla el héroe, y la narrativa mediante la cual se arma la historia mítica.

Existen arquetipos universales sobre la concepción de la vida y la muerte, y sobre el sacrificio del héroe; pero en la producción del mito en la nación estadounidense existen arquetipos particulares; dentro de la mitología nacional se fabrica el mito retomando elementos de la mitología universal.

De acuerdo a algunas ideas en Regeneration through violence, en el apartado The search for a hero and the problem of the “natural man”:

Un ejemplo de cómo afectan los mitos en la vida cotidiana de los norteamericanos es la idea negativa que tienen de los pueblos indios, cuya piel no es blanca. Se relaciona el color blanco con lo bueno y el oscuro con lo malo, lo demoníaco. Asimismo creen que los indios gustan de las fronteras, de los bosques; mientras que los norteamericanos desprecian los bosques, los ven como áreas desoladas donde suceden cosas terribles.

Por otro lado, el hecho de que los indios no usen casi ropa los hace despreciables a la vista de los puritanos venidos de Inglaterra que conformaron la nación estadounidense, ya que para ellos el no usar prendas es algo vergonzoso, impúdico; mientras que para los indios esa cuestión de no cubrir totalmente el cuerpo nada tiene que ver con el pudor ni la culpa que cargan los grupos puritanos. 

La recreación del Edén, del paraíso perdido se va a lograr, según la percepción de los estadounidenses, se va a lograr a través de la violencia. De la violencia hacia la naturaleza, a la cual hay que dominar, y a través de la violencia en contra de quienes no comulguen con las mismas ideas que ellos. La historia del puritanismo se nos presenta como una idea libertaria. Será este grupo, el de los puritanos el que libertará a los hombres, de acuerdo a su propia visión y acción.

Si bien la violencia no es exclusiva de los estadounidenses, lo que la hace parte de su cultura es la manera en que la simbolizan dentro de su cosmovisión religiosa; que coloca a la violencia como el medio de liberación, el medio por el cual se regenerará ese pueblo. La violencia se convierte así en parte central para la construcción del carácter nacional de los norteamericanos.  

Para los estadounidenses la violencia ocupa un lugar destacado como defensa, pues en primera instancia la naturaleza les es hostil. Surge aquí la idea de l poder humano sobre la naturaleza.       

A este respecto es bueno apuntar que como historiador Slotkin al señalar ideas como las antes mencionadas, le está atribuyendo una importancia relevante a las irracionalidades en el desarrollo de las sociedades.

La relación con lo religioso le da más solidez a la identidad de una nación; la religión hace más fuerte una historia nacional. Dentro de la religión puritana, la cual profesan en su mayoría los estadounidenses, prevalece la idea de que son ellos, por elección divina, el pueblo elegido para dominar al resto del mundo y guiarlo.

El mito gana arraigo en función del éxito que logra; cuando sus preceptos dicen en la práctica cotidiana que en efecto son correctos y conllevan a la buena fortuna.

Dentro de este proceso de predestinación divina se encuentra la idea del éxito que se logra al dominar la naturaleza; el de la idea de la labor humana como único medio de salir adelante, sin esperar milagros; el destino predeterminado para expandirse por doquier; y la idea de la naturaleza hostil y agresiva. Por lo anterior,  es la violencia el instrumento con el cual se desenvuelven y viven como lo más común. Así, nos encontramos con la sociedad estadounidense como  una sociedad militarizada. 

Los fundadores de la nación norteamericana, los puritanos, siendo producto de la revolución puritana sucedida en Inglaterra a principios del siglo XVII, destacan la idea de ser ellos el pueblo elegido por gracia divina. Como cristianos, los puritanos tienen una cosmovisión acerca de lo sexual como algo malo, pues es esa la razón por la cual fueron expulsados del paraíso Adán y Eva. Sin embargo tienen una doble moral; por un lado consideran lo sexual como algo maligno; y por el otro, realizan carnavales de gran libertad sexual.

En cambio, para los indios es otra la cosmovisión y por ende otra la forma de ser y desenvolverse ante los suyos y los grupos ajenos a su núcleo, así como con la naturaleza, el mundo y el cosmos. En este caso no hay culpables, ni penitencias; en el primer caso sí.

Asimismo, los hombres de esta naciente nación van a vivir con la idea de que los logros alcanzados por ellos no son por gracia de Dios, sino por el contrario, sus triunfos y derrotas sólo tienen que ver con la capacidad de cada hombre.  

Se inicia la conformación de un nuevo hombre, ya no es europeo, es el americano el hombre nuevo, el que ha retomado elementos de los indios que considera rescatables. La visión que tienen de los indios ya es diferente, ya los ven como salvajes sino que reconocen en ellos algunas virtudes.

El distanciamiento con Inglaterra y el reconocimiento del indio conlleva a la creación de una doctrina política a partir de los mitos puritanos; en esta emergente doctrina política lo religioso se vuelve secular.

Es de notar que el mito desde el momento que se logra sentar se reviste de ropaje. Primero, a la naturaleza ya se le había quitado la idea de lo divino, de ahí que se vuelve secular el discurso.  

El estatus superior del hombre americano se produce ahora por parte y de acuerdo a la idea que se crea el hombre y que descarta las cuestiones divinas, esa superioridad es por cuestiones humanas; en este contexto, es el hombre blanco superior a cualquier otra raza; ellos así lo consideran. 

Al realizar análisis sobre las cosmovisiones, se podrá encontrar que éstas derivan de mitos de origen, y cada cosmovisión se proyecta en la sociedad en lo jurídico, lo político y lo social de cada comunidad. 

Para el puritano la naturaleza no forma parte del cosmos, se sale de su control, es parte de otro contexto; de ahí que es menester reorganizar a la naturaleza para aprovecharla en beneficio propio del hombre que ha dominado. 

Esto es destacable toda vez que el pensamiento de la religión conlleva a la construcción de instituciones no solo religiosas sino incluso civiles. De ahí que los cuentos bíblicos, que serían lo mismo que los mitos, Jackson Turner, destacado historiador norteamericano, los convierte en historiografía.

El historiador no puede juzgar la historia de pueblos pasados, sino más bien ver con qué ideas vivieron sus historias.

La tesis general que maneja el autor Richard Slotkin al retomar la idea de los mitos como formadores de la identidad nacional estadounidense, es que: 

La mitología de una nación es la máscara inteligible del carácter nacional de un país. Nos da un sentido de coherencia y dirección en la historia. Estados Unidos integra en su historia la idea de la mitos y con estos la idea de la ”misión civilizadora del pueblo estadounidense.

 Autores tales como Christopher Hill y Edgar Morán que han centrado sus estudios en la relevancia de los mitos, consideran que en general no podemos borrar toda distinción entre lo mítico, lo sagrado y lo religioso. Ya que se conjugan esos elementos mediante un complejo proceso que toma elementos de lo religioso, y los presenta con un lenguaje laico, pero su trasfondo es religioso.

De acuerdo a esta línea de investigación no se debe desvincular la emoción de la razón, considerando ambos aspectos podremos llegar a conocer mejor a los hombres y su entorno.  

                                         Conocimiento

Elipse: Emoción
Elipse:    Razón

  

 

 

 En realidad nunca ha habido ruptura entre lo religioso y la razón. Aunque en los siglos XVI y XVII, en la época de las luces, se reducen las obras de arte y aumentan los estudios científicos, no hay distinciones tan claras entre o religioso, lo mítico y lo sagrado.

 

 

 

Principal | La crisis de valores | La conformación de la Nación Norteamericana | Perfume de Violetas | PRUEBA | Historia Antigua de México

Mi sitio favorito 28 de octubre de 2005